Por Padre Pistolas

– Aparece en San Juan en el sermón de la ultima cena el tema central del cristianismo y además nuevo: “ámense los unos a los otros como yo los he amado dice Cristo”.

– Hasta entonces los judíos decían: “odien a sus enemigos” sucesivamente, medos babilónicos, persas, griegos y en ese entonces los romanos habían invadido a los judíos destruyendo su templo, sus casas, sus murallas de Jerusalén, habían violado a sus mujeres, saqueado sus tesoros y desterrado a sus carpinteros, herreros, albañiles, canteros y solo dejaban a los chiveros, así es que ¿cuál amor les podían tener?

– Cristo les dice: si alguien te pide prestado préstale y no le cobres.

– Si fuera realidad este deseo de Cristo no habría guerras, robos, secuestros, asesinatos, corrupción, etc.

– Pero es que confundimos el amor verdadero con otros amores contaminados:

– 1º. El amor humano sexual, pasional, contaminado de egoísmo, conveniencia, interés económico, se casan los hombres para tener una criada que les lave y planche la ropa, les haga de comer, les de sexo e hijos y los apapache, pero si no la dejan, buscan una más joven, más bonita o más vieja y fea pero que los mantenga.

– Las mujeres se casan para que les compre casa, camioneta nueva, incluso para que les de dinero e irse a acostarse con los que ellas quieran.

– Tampoco es el amor de madre hacia los hijos, hay gallinas, gatas y perritas que cuidan mejor a sus hijos que muchas madres.

– Tampoco consiste en hablar bello como los ángeles, las palabras son engañosas.

– Tampoco es un profundo conocimiento de la ciencia y de la psicología, cuantos científicos, psicólogos y licenciados han hecho tanto mal a su familia, a su nación y a la humanidad misma.

– Tampoco es un amor que tiene envidia, orgullo y vanagloria.

– El amor verdadero no busca su propio provecho.

– ¿Que es el amor entonces?

– 1º. Es bondadoso, busca siempre el bien del ser amado.

– 2º. Es constante, no se acaba con nada.

– 3º. El amor une, no divide, une a uno con Dios, con los demás se abre a todos.

– 4º. El amor es alegre, porque no tiene cargos de conciencia, se la pasa haciendo el bien.

– 5º. El amor es paciente, no se desespera con nada, porque no tiene temor a nada.

– 6º. El amor es servicial, pone su persona al servicio de los demás y de ahí saca la alegría y la satisfacción.

– 7º. El amor se goza en el triunfo, vida y gozo de los demás.

– 8º. El amor nunca se enoja y no tiene maldad en su pensar y actuar.

– 9º. El amor no es rencoroso, siempre está dispuesto a perdonar a disculpar.

– 10º. El amor se alegra con la justicia y con la verdad.

– 11º. El amor todo lo espera, por lo tanto, es eterno y paciente hasta que logra su cometido.

– 12º. El amor debe ser amado, buscado, deseado más que otra cosa en este mundo.

– Mi amor, tengo un problema en la oficina.

– No digas tengo, más bien, tenemos.

– Bueno, vieja tenemos un problema en la oficina, embarazamos a la secretaria.
Que Dios los bendiga.