Por Armando Saavedra

DEL 29-12-17

QUE NO SERÁ MÁS DEUDA, PLANTA DE ATAPANEO, JA JA JA JA

La cosa es más o menos así, el señor ROBERTO VALENZUELA CEPEDA que cobra como director del organismo Operador de Agua Potable y Saneamiento de Morelia, el famoso OOAPAS, declaró a la agencia Quadratín, según nota publicada el 27 de diciembre del 2017, https://www.quadratin.com.mx/sucesos/contrato-operacion-planta-en-atapaneo-secreto-ooapas/,

Que en virtud de que el OOAPAS obtiene ingresos por 150 millones de pesos por concepto de saneamiento del agua residual, de los cuales le paga 120 millones a la empresa Aquasol S.A. de C.V. y 30 millones los destinan al pago de salarios y prestaciones a los trabajadores de la paramunicipal, dinero que procede de los que usted y yo pagamos en nuestro recibo de agua como concepto de “saneamiento” y de la venta de agua tratada a la empresa papelera Kimberly Clarck.

En la nota de referencia, VALENZUELA CEPEDA agrega que ampliar el contrato 20 años más a la empresa Aquasol S.A. de C.V, no conllevará endeudamiento de la administración pública y si permitirá acceder a un fondo de la federación por 230 millones de pesos para la ampliación de la planta de tratamiento de aguas residuales de Atapaneo.

PARA VARIAR, MIENTE VALENZUELA

En efecto, el señor ROBERTO VALENZUELA CEPEDA en sintonía con las demás autoridades municipales, le miente a los morelianos y por supuesto a los diputados que integran la 73 legislatura al congreso del estado, pues la citada ampliación de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Atapaneo, para que aumente su capacidad de procesamiento de agua, de 1200 litros por segundo a 1800, por supuesto que será más deuda para el organismo que dirige y en consecuencia para el ayuntamiento de Morelia.

Según el proyecto presentado por el presidente municipal “independiente” ALFONSO MARTÍNEZ ALCÁZAR, al congreso del estado, la ampliación de dicha planta tendrá un costo estimado en 476 millones, 745 mil, 400.00 pesos, de los cuales, el gobierno federal a través del FONADIN, El Fondo Nacional de Infraestructura aportará el 49% del costo de la obra, es decir, 207 millones, 425 mil, 347.50 pesos.

¿Y EL RESTO, DE DÓNDE?

Aquí es donde la “marrana torció el rabo”, pues el OOAPAS y el ayuntamiento de Morelia tienen que conseguir el otro 51% del costo del proyecto, es decir, la cantidad de 269 millones, 320 mil, 052.50 pesos, de los que por supuesto el gobierno del estado no pondrá ni un solo centavo y si como lo han afirmado las autoridades municipales, el OOAPAS está en “quiebra técnica”, es evidente que no tiene manera de aportar ni un solo centavo al proyecto.

Así las cosas, las reglas de operación del El Programa para la Modernización de Organismos Operadores de Agua (PROMAGUA) que canaliza recursos a “fondo perdido” a través del FONADIN, obliga a que por lo menos la empresa adjudicada para construir, desarrollar y operar el proyecto de ampliación de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Atapaneo, aporte el 20% del total del costo del proyecto, lo que nos infiere que la empresa adjudicada, que ahora será la empresa denominada TICSA S.A. DE C.V, de origen colombiano, quien compró la concesión a la empresa Aquasol S.A. de C.V., aporte cuando menos 95 millones, 349 mil, 080.00 pesos.

¿EL RESTO? SOLO CRÉDITO

Ya llegamos a la verdad, en efecto, para consolidar el proyecto de construir la ampliación de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Atapaneo y aprovechar los más de 207 millones que aporta la federación a “fondo perdido”, es necesario recurrir al crédito y el primer crédito lo aporta la empresa desde ahora ya adjudicada -sin licitación- que es de 95 millones, 349 mil, 080.00 pesos. ¿Y los 173 millones, 970 mil, 972.50 pesos que faltan, de dónde? ¡Pues de un crédito!

Entonces, la neta del asunto, es que, para poder ejecutar este proyecto, el ayuntamiento de Morelia deberá obtener créditos por la cantidad de 269 millones, 320 mil, 052.50 pesos, en el proyecto entregado al congreso, no se señala el origen de los recursos, excepto que señala que 207 y pico serán aportados por el FONADIN y el resto de origen privado.

EL ENGAÑO

Ya lo hemos comentado y ahora lo haré nuevamente, con el objeto de que los señores diputados que integran la 73 legislatura al congreso del estado y los regidores que integran el cabildo del ayuntamiento de Morelia, se den cuenta del engaño a que están siendo objeto por parte de las autoridades municipales, pues en el proyecto de iniciativa de decreto que entregó al congreso el presidente municipal ALFONSO MARTÍNEZ ALCÁZAR, solo enfatiza en la autorización -según él- “SEGUIR GARANTIZANDO OBLIGACIÓN FINANCIERA DEL ORGANISMO OPERADOR DE AGUA POTABLE, ALCANTARILLADO Y SANEAMIENTO DE MORELIA (OOAPAS).

Ya en el cuerpo del escrito del decreto de marras, se explica que se trata de ampliar el plazo de 20 años del contrato con la empresa AQUASOL MORELIA S.A. DE C.V., contrato que se firmó con dicha empresa en el 2003 y vence el año 2024, es decir, dentro de 7 años, para que ahora, el contrato venza en el año 2044 y que, por lo tanto, se necesita la autorización del congreso para seguir garantizando la obligación financiera del OOAPAS.

Que la autorización del congreso señalada, permitirá al OOAPAS y al ayuntamiento de Morelia, accesar a los más de 207 millones de pesos que a “fondo perdido” aportaría el FONADIN, empero, no se señala en las 12 fojas que integran el legajo del “decreto”, que el OOAPAS y el ayuntamiento van a adquirir deuda pública por los 269 millones, 320 mil, 052.50 pesos, para reunir los 476 millones, 745 mil, 400.00 pesos que costaría la ejecución del proyecto de la planta de Atapaneo.

Los datos del crédito, de que AQUASOL S.A. DE C.V. ya no es la titular del contrato ni de la operación de la planta y que ahora lo es la empresa colombiana TICSA S.A. DE C.V. cuyo presidente del consejo directivo es el alcalde de Medellín Colombia, FEDERICO GUTIÉRREZ ZULUAGA, se encuentran muy

escondidos en los anexos técnicos del proyecto, pero insisto, en el cuerpo de la iniciativa de decreto, ni se mencionan ni nada por el estilo.

LA REFLEXIÓN

Ojalá que estas consideraciones sirvieran para que los diputados que integran la 73 legislatura al congreso del estado, se enteren de que se trata de un gran engaño, de que es necesario estudiar fondo y a detalle cada una de las fojas que integran la totalidad del expediente, a efecto de evitar que las finanzas del municipio y del OOAPAS se comprometan innecesariamente y de manera onerosa, solo para favorecer el bolsillo de unos cuantos.

Finalmente, según el acuerdo tomado por el Sub Comité de Evaluación y Financiamiento del Fideicomiso Número 1936, Fondo Nacional de Infraestructura, en su sesión del 21 de Marzo del 2017, se le concedió al OOAPAS 180 días para disponer de los 207 millones de pesos a “fondo perdido” o técnicamente llamado “Apoyo No recuperable”, a partir de la fecha del acuerdo, de manera que al 21 de marzo le agregamos los 180 días, resulta que el plazo ya venció, pues se cumplió el 21 de septiembre del presente año. Así que la amenaza de PONCHO de que se perdería, es eso, una amenaza, pues ya están perdidos