Bajo La Lupa

DEL 13-02-19

*¡YA LLEGÓ JESÚS! ¿Y…? *FALTA DEFINICIÓN POLÍTICA. *RELEVO GENERACIONAL, EL OBSTACULO. *EL 2021 EN LA PUERTA. *MORENA Y PRD, SUMIDOS EN EL PLEITO. *PAN Y PRI, EN LA TALACHA.

En efecto, llegó JESÚS REYNA GARCÍA después de superar legalmente acusaciones que le privaron de la libertad casi cinco años, periodo en el que lamentablemente una de sus hijas perdió la vida a consecuencia del penoso tránsito penitenciario de su padre, empero, pareciera que el duelo de ese penoso episodio de su vida, ya está siendo digerido y procesado satisfactoriamente en lo general, claro, la muerte de un ser querido como lo es un hijo, jamás se supera y hablo por experiencia propia.

La participación de REYNA GARCÍA en diversas reuniones y hasta tertulias de cafetería, son el mejor y más claro indicativo, de que está dando vuelta a la página, para retomar su lugar y papel dentro de la sociedad, dejando estigmas en el pasado, reconstruyendo su moral y retomando sus genes de animal político.

FALTA DEFINICIÓN POLÍTICA.

Si bien es cierto y así lo ha dicho, JESÚS REYNA sigue siendo militante del Partido Revolucionario Institucional, también lo es que no ha definido con claridad, primero, su reincorporación política activa; segundo, la decisión de reasumir el liderazgo de su grupo o corriente política y tercero, definir al interior del PRI qué clase de participación tendrá y con quién.

Me parece claro, que las dos primeras “van junto con pegado”, pues quedó demostrado que logró conjuntar un sólido grupo o expresión política al interior del PRI, ya que esta se mantuvo mayoritariamente unida y gracias a esa unidad, no solo aguantaron el vendaval que siguió después de su detención, sino que hicieron política, pública y partidaria, al extremo de que pueden presumir las posiciones ganadas a pesar del fenómeno AMLO.

La tercera, que es la actitud más ambigua que ha asumido, es definirse con su partido y con su grupo, si su actuación política será como jefe político o como actor político, sobre todo, cuando se han escuchado voces de que la manera más directa de limpiar su nombre, es participar como candidato a algún puesto de elección popular, desde diputado, hasta repetir para la gubernatura del estado, pues el voto popular sería la mejor medida de la reivindicación pública.

RELEVO GENERACIONAL, EL OBSTACULO.

Casi cinco años fuera del contexto político, a JESÚS REYNA por más informado que estuviera en su reclusión, le enfrentan con un panorama de desarrollo social y político muy diferentes a los que había en el momento de su conflicto legal, nuevas relaciones de poder público, nuevos actores y una correlación de fuerzas absolutamente diferentes a las que había a su partida.

Hoy, después de la debacle de su partido, uno de los reclamos más sentidos de la militancia priista es el relevo generacional, los nuevos y jóvenes priistas reclaman su participación y espacios, exigen ser ellos los actores de la reconstrucción del partido y, en consecuencia, los receptores de la representación electoral del tricolor en las urnas, con candidatos y propuestas frescas que permitan la reconquista del electorado.

Los tiempos de quienes hundieron al partido ya pasaron, demostraron que la política de beneficio social no fue su praxis y los pocos jóvenes que lograron escalar posiciones, fueron arrastrados en los viejos y perversos vicios, generando más que la derrota electoral, la ignominia social y política, dejando a su partido en la antesala de la extinción.

En estos tiempos, más que nunca, se ha vuelto relevante la actitud de algunos priistas destacados, de retirarse a tiempo, de asumirse como guías y consejeros antes de que actores activos, dejando el espacio a los nuevos valores. Los ejemplos son varios y de ellos se debe de aprender, pues se agradece más el enseñar a pescar que el dar un pescado continuamente.

Más aún, el pasado proceso electoral, dejó la enseñanza de que los viejos tlatoanis de los partidos, no son competitivos electoralmente, al extremo de cosechar estrepitosas derrotas, después de arrastrar lastimosamente su “prestigio” que es precisamente eso, prestigio y no capital político que arranque el voto al elector.

EL 2021 EN LA PUERTA.

En efecto, las elecciones del 1 de julio del 2021, está a un poco más de 28 meses, los que se me hacen pocos para que los partidos políticos que fueron derrotados por ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR en el 2018, logren reconstruirse como para poder significar los suficiente para que el partido del presidente, logre la mayoría en los estados donde habrá elecciones.

La disputa de 13 gubernaturas, igual número de congresos locales, cuando menos 1300 presidencias municipales y los 500 diputados federales, son el botín de poder político que estarán en juego, de ahí la importancia de que los partidos políticos, desde ya, tracen su ruta crítica, definan “proyectos” e inicien su trabajo de campo en sus diversas aristas, a fin de poder aspirar a la victoria electoral.

MORENA Y PRD, SUMIDOS EN EL PLEITO.

En mi entrega de ayer, escribí para ustedes algunos comentarios de la lucha intestina en la que están inmersos, el partido del presidente LÓPEZ OBRADOR en Michoacán -MORENA- y el partido del gobernador SILVANO AUREOLES -PRD-, pleitos que, si no los resuelven a corto, pero muy corto plazo, pudieran convertirse en el elemento primordial para la derrota electoral del 21.

En el caso de MORENA, pareciera que sus militantes están atenidos a que la marca “LÓPEZ OBRADOR” volverá arrastrarlos hacia la victoria, sobre todo, si el presidente de la república aparece en las boletas electorales, para que los ciudadanos ratifiquen o rectifiquen su permanencia al frente

del poder ejecutivo federal, sin embargo, Michoacán es otra cosa, en el 18, apenas ganaron 16 municipios y 12 diputaciones locales.

Por su parte, el gobernador del estado SILVANO AUREOLES CONEJO, en prevención de una posible desbandada partidista, ha empezado a ejecutar sus estrategias electorales, creando dentro de la estructura de la administración pública estatal, sus “súper delegados regionales”, los que teóricamente ejecutarían un diseño de impacto social en las acciones de gobierno, siendo su partido, solo el medio legal para el ejercicio democrático.

PAN Y PRI, EN LA TALACHA.

En nuestro estado, MORENA está en el poder ejecutivo federal y tiene la sartén por el mango, el PRD está en el poder ejecutivo estatal, lo que otorga ciertas ventajas sobre los demás partidos, de ahí que tanto el PAN como el PRI estén en plenos procesos de reconstrucción, iniciando con sus estructuras de cargos de dirección política.

Acción Nacional ya reestructuró su comité ejecutivo nacional, su comité estatal en Michoacán, también lo están haciendo a nivel municipal y a la par, reabrirán la afiliación para medir de qué tamaño es la militancia de ese partido después de la debacle electoral y así estar en condiciones de proyectar hacía el 2021.

Por su parte, el Partido Revolucionario Institucional tiene en puerta la renovación de su Comité Ejecutivo Nacional, el que han anunciado, será un proceso abierto de consulta a la militancia, donde todos los militantes puedan votar libres de consigna y/o líneas, por su nueva dirigencia, pues de este proceso, dependerá la verdadera reconstrucción o, por el contrario, seguirán sumidos en la simulación.

La puesta en marcha de al menos dos programas, el de gestoría “Voy al PRI” cuyo objetivo es lograr el contacto con los ciudadanos e intentar coadyuvar a resolverle alguna demanda y el de afiliación, programa que revelará quien sigue siendo priista y con quien contará el tricolor para organizarse y enfrentar el proceso electoral del 21.