Morelia, Michoacán, a 8 de enero del 2018.- La Unidad Montada de la Policía Michoacán es un agrupamiento altamente capacitado, en el cual se trabaja con los equinos desde que son potros a fin de entrenarlos adecuadamente y reaccionen eficazmente ante las diferentes circunstancias que se presentan durante su labor diaria.

Los caballos con los que cuenta la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) son utilizados para garantizar el orden, la seguridad y generar confianza en zonas de difícil acceso vehicular en la periferia de la capital michoacana.

A partir del segundo año de vida, los equinos son entrenados en el picadero, donde comienzan a trotar y a ser adiestrados con distintas indicaciones para moderar la velocidad en una determinada acción; además, reciben cuidados y atenciones especiales para un óptimo desempeño.

Semanas después, son atendidos por el herrero de la institución, quien se encarga del cuidado de las patas de los equinos, colocándoles las herraduras para evitar que se lastimen; éstas son cambiadas cada mes debido a su desgaste.

Cabe mencionar que los caballos son atendidos por un veterinario de cabecera que se encuentra en las instalaciones de la unidad ante cualquier emergencia durante el día y sus revisiones de rutina.

Con estas acciones la SSP trabaja para mantener a los equinos en las mejores condiciones, lo que permita que el oficial y el animal desarrollen de la mejor manera sus labores.