Morelia, Michoacán, a 16 de enero de 2018.- La Unidad Canina de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) trabaja todos los días para fortalecer la estrategia de seguridad en la entidad mediante la participación de los 30 canes que la conforman en operativos de búsqueda y localización de estupefacientes, armas o explosivos.

Además, los binomios están entrenados en guardia y protección, búsqueda y rescate, así como para localización de personas, trabajo que desarrollan los 20 elementos policiales en activo, quienes se encargan de trabajar con los perros en su entrenamiento, alimentación y actividades de recreación.

La creación de la Unidad Canina data del año 2000, derivada del crecimiento de la zona urbana de la capital michoacana, comentó José Manuel Reyes García, actual médico encargado.

Inició con ocho perros y seis agentes policiales; actualmente se tiene el registro de 30 canes (15 hembras y 15 machos), 25 de los cuales son 100 por ciento operativos, mientras que los cinco restantes están en etapa de aprendizaje.

El agrupamiento canino cuenta con perros adiestrados en detección de drogas, donde la principal labor del can es localizar los narcóticos en compartimentos ocultos o de difícil acceso, y coadyuvar con otras instancias en operativos.

Otra de las actividades sobresalientes es la detección de restos humanos sepultados en el subsuelo por catástrofes, sean naturales o provocadas, el rescate de personas vivas, además de la búsqueda de armas.

La mayoría de los ejemplares pertenecientes a esta unidad son donados. Las razas más comunes y aptas para la labor que se desempeña son Labrador, Pastor Alemán y Pastor Belga Malinois.

Para definir si son aptos o no, se lleva a cabo una prueba en el campo de acción dentro del adiestramiento para dar paso al denominado apego entre manejador y canino, a fin de que el perro se sienta apoyado en todas sus actividades y necesidades por parte de su compañero humano.

Una vez aprobada la acción, se continúa con la obediencia básica, la cual consta de que el can entre en proceso de detección asociándolo por medio de un juguete con el que se le premia, otorgándole el éxito en la búsqueda por su olor.

En el ámbito policial, el perro se ha convertido en un elemento siempre dispuesto a dar su propia vida para defender la de su binomio y la de cualquier persona que se encuentre en alguna situación de alto riesgo.

La SSP reconoce la labor que los caninos desempeñan diariamente en el ámbito policial y ratifica su compromiso de velar por el bienestar y seguridad de la población haciendo uso de todos los recursos disponibles