Prevenir y no lamentar

Por Padre Pistolas

– La parábola de las 10 vírgenes invitadas a una boda, 5 prudentes y previsoras y 5 necias y descuidadas, nos enseña que debemos estar siempre alerta, no pensando en la muerte, al contario debemos pensar siempre en la vida en aprovecharla para aumentar nuestra fe, que puede mover montañas y curar mejor y el amor que no lo acabaría la muerte cuando es verdadero, sincero y culto con la palabra de Dios y es el único que puede acabar con la violencia, la traición, el engaño y la indiferencia.

– La sabiduría nos enseña a distinguir y vivir los verdaderos valores que satisfacen a una vida humana: perdón, trabajo, cumplimiento de los mandamientos y así obtener la felicidad tan deseada.

– Facebook y YouTube se han convertido en una alcantarilla de desinformación, leer la biblia más el libro de la sabiduría y el Eclesiastés “nos lleva a tomar las mejores decisiones en nuestra vida.

– Muchos vivimos como si fuéramos eternos en la tierra tomemos en cuenta que no sabemos cuándo nos vamos a encontrar cara a cara con Dios.

– Cuando Cristo predijo la destrucción de Jerusalén que fue tremenda, también anunció el fin del mundo cuando no va a quedar vivo un solo ser humano sobre la tierra.

– Estas jovencitas eran las damas de honor que acompañaban al esposo a la casa de la novia y de ahí al salón de fiestas por lo tanto necesitaban bastante aceite (obras buenas) para entrar al salón de fiestas.

– Las vírgenes prudentes, aunque caritativas hicieron bien en no darles a las necias porque luego se hubieran quedado a oscuras todos y así las necias como nosotros que no acumulamos bastantes obras buenas quedaremos fuera del cielo.

– Se prepara el futuro viviendo bien el futuro.

– Creer en el resucitado es creer en una sociedad cada vez más humana, pacífica y organizada.

– ¿Has hecho este año algo por tener una sociedad más pacifica, justa, humana y espiritual?

– Es muy escasa la cualidad humana de la paciencia, en esta sociedad que quiere todo rápido no le interesa más que el placer por el placer.

– No pensar en ir a misa cuando estemos viejito, confesión, cuando nos estemos muriendo limosnas, cuando estemos millonarios, perdonar cuando se nos humillen, porque de pronto llega la muerte y es demasiado tarde.
– Todos somos un poco prudentes y un poco imprudentes.

– Aceite de buenas lecturas, buenas limosnas, oraciones y amor.

– Salió una joven mujer en un hospital de un consultorio diciendo; “tengo cáncer, me voy a morir, necesito un hombre que me haga una verdadera mujer” en eso el Padre Pistolas se quita la camisa y le dice; “ándale pues, plánchame esta camisa”

Que Dios los bendiga.