Por José Cruz Delgado

Precampañas sucias
Silva y Ney Garantía de triunfo

Sin duda alguna los mexicanos nos preguntamos si los precandidatos a la Presidencia de México tendrán la capacidad de no incurrir a la suciedad electoral para ganar adeptos, pues tal parece que el slogan de campaña son las descalificaciones.

El menos agresivo es José Antonio Meade del PRI, pues tanto Ricardo Anaya de México al Frente como Andrés Manuel López Obrador de Morena han caído en lo más bajo de sus discursos y no hay entrevista que les hagan que no ataquen al precandidato tricolor como si las descalificaciones atrajeran simpatías y votos en los próximos comicios.

Diariamente a los mexicanos nos llenan de spots propagandísticos de todos los aspirantes a Los Pinos y en cada uno de ellos se resaltan las virtudes y los ataques a los otros y más se destacan en los mítines que realizan.

Lamentablemente eso se verá en los próximos meses que restan para las alecciones. Escucharemos las palabas “fresa, ñoño, mafia del poder y gobierno corrupto, frases más utilizadas por Anaya y Obrador, palabras más trilladas que el trigo, tal pareciera que su capacidad intelectual no les da para otras, en fin el canibalismo político está en su mero apogeo y las precampañas sucias también.

Sin duda que Antonio Meade es más cauto en su discurso, es el que menos descalificativos utiliza, intenta convencer con un discurso diferente sin caer al extremo y de cierta manera le acarrea simpatías por la gente está harta de los discursos de siempre.

No es descalificando al de enfrente con ataques personales como se van a llevar más votos a las urnas, sino el que haga propuestas serias y congruentes que tiendan a resolver los grandes problemas de nuestro país y no promesas mediáticas, esperanzadoras que después nos llevan a la decepción y a no creer más en los políticos, sobre todo los bocones.

Dejando atrás las precampañas, en Michoacán hay mucho alboroto político, en el PRD andan en precampaña buscando la senaduría Carlos Torres Piña y Antonio García Conejo, ambos del PRD, al igual que Cristóbal Arias Solís por Morena, mientras que en el PRI aun no sale humo para conocer quiénes serán los agraciados, la mayoría se mantienen con el perfil bajo y será hasta la segunda quincena de enero cuando el Comité Ejecutivo Nacional de a conocer los nombres.

La oposición enfrentará a un PRI fuerte y más unido que nunca, siempre ha ganado los comicios presidenciales y es seguro que mantendrá la supremacía porque se ha preparado muy bien porque tiene al frente a Víctor Silva Tejeda, un político hábil y conciliador que sabe su oficio y es un ganador, además de un delegado especial muy habilidoso y viejo lobo de mar, me refiere al ex gobernador de Nayarit, Ney González Sánchez, quien ha estado en muchas batallas políticas y hacen buena mancuerna con Silva Tejeda y son garantía de triunfo. Al tiempo.