Sendero Político

Por José Cruz

A través de las comunidades modelo se recompone el tejido social
Se rescata a los jóvenes de las manos de la delincuencia
Llamado al gobierno a reforzar la estrategia de seguridad
Fausto causa ruptura entre PES y Morena

Hay que reconocer el esfuerzo que está realizando el gobierno de Michoacán encabezado por el perredista Silvano Aureoles Conejo por recomponer el tejido social de comunidades que años atrás estaban prácticamente en manos  de grupos criminales y quizá las “comunidades modelo” sean el sello distintivo de la administración silvanista, tomando en cuenta que se está involucrando a la población en diversas acciones, desde la identificación de los problemas y necesidades, hasta la gestión y trabajo para su solución.

Si bien es cierto que se ha avanzado, aún falta mucho por hacer, pues los habitantes de al menos 16 comunidades han jugado un papel muy importante porque se les ha involucrado en las acciones de trabajo, reduciéndose el índice de violencia y los jóvenes, que anteriormente ingresaban al crimen organizado debido a la falta de oportunidades, en la actualidad se han incorporado a las actividades lícitas y productivas.

El gobierno estatal se ha enfocado en la reconstrucción del tejido social; por esta razón, las comunidades modelo que se han impulsado ya son un sello distintivo de su gestión y ejemplo de ello son Úspero, Cenobio Moreno y Pinzandarán, entre otras. El objetivo central es la cohesión comunitaria, la cual se puede definir como el resultado de un proceso por el cual las sociedades construyen oportunidades, relaciones, identidades, incentivos y lazos para que las personas alcancen su máximo potencial.

Otro de los objetivos de las comunidades modelo es generar trabajo comunitario, el cual sirve como una herramienta de integración y empoderamiento, así como actividades culturales y deportivas, las cuales también contribuyen a la unificación de la comunidad y de esta manera regenerar el tejido social buscando involucrar a todos los vecinos a participar en la reconstrucción de las comunidades, de sus casas y en la de sus vecinos, fomentando la comunicación, unión y ayuda mutua”.

En las comunidades modelo se ha creado un esquema de participación ciudadana, lo cual fomenta las relaciones entre los habitantes, quienes identifican los problemas, tanto sociales como de infraestructura; realizan la gestión para combatir dichos problemas, supervisan las acciones y/o programas, y organizan reuniones periódicas para la evaluación pertinente, todo teniendo como base los Comités Ciudadanos.

A la fecha, Michoacán cuenta con 16 comunidades modelo que fueron afectadas por la violencia, pero gracias a la intervención de la actual administración estatal se ha regenerado el tejido social y las acciones se han enfocado en generar las condiciones para mejorar la calidad de vida de las y los michoacanos, sobre todo, se ha desterrado la violencia en esos lugares y los jóvenes se reintegran al seno familiar y participan en las acciones de desarrollo social.

Otra de las acciones son los esquemas de apoyo a las comunidades modelo, ya que a través de Sedeco, recientemente se levantó un censo de potenciales beneficiarios del programa Vende Más, apoyando a 58 microempresas ubicadas en comunidades modelo entre las que se encuentran Úspero, Cenobio Moreno y Pinzándaro.

Es de mencionar que Vende Más tiene como objetivo impulsar el desarrollo de las microempresas por medio de apoyos integrales. Durante 2017 se otorgaron más de mil 400 apoyos en 47 municipios del estado, con más de 26 millones de pesos de inversión, mediante las diferentes modalidades del programa, ya sea con apoyo del gobierno federal, municipal o solamente recurso estatal.

Reforzar la estrategia de seguridad

El diputado Roberto Carlos López García hizo un llamado al gobierno estatal a reforzar la estrategia de seguridad en el estado, lo anterior al referirse a la alerta emitida por la Embajada de Estados Unidos que considera a Michoacán como de alto riesgo, para los visitantes.

El legislador confío en que el incremento de los recursos por más de 400 millones de pesos al área de seguridad, se refleje en acciones más efectivas de combate la delincuencia, y demandó al Ejecutivo Estatal establecer un programa integral, así como acciones preventivas que contribuyan a la reconstrucción del tejido social.

Y es que para este ejercicio fiscal 2018, se han destinado 400 millones de pesos más, para reforzar las acciones en generación de infraestructura, capacitación de los elementos policiales, así como prevención de los delitos; por lo que es necesario articular una estrategia de seguridad que contribuya a disminuir la incidencia delictiva en el estado.

López García manifestó su preocupación por el aumento de los delitos en la capital del estado, en donde dijo no solamente han incrementado los homicidios, sino que también los asaltos a mano armada y en plena hora del día, lo que habla de la debilidad de la policía Municipal.

Y es que en materia de seguridad, el gobierno municipal independiente que encabeza Alfonso Martínez Alcázar, ha sido incapaz de inhibir la violencia, pues su policía se dedica más a infraccionar conductores de vehículos que a vigilar la ciudad, predominando la inseguridad en la mayor parte del municipio, incluso hay colonias donde jamás ha ido a poco más de dos años de su mal gobierno y cuando le reclaman su incapacidad públicamente culpa a los partidos políticos, y aun así pretende reelegirse a sabiendas que es repudiado por la mayoría de los morelianos.

Fausto factor de división

Resulta que apenas renunció el ex gobernador Fausto Vallejo Figueroa al PRI, al que quiso imponer sus condiciones y que al no ceder a sus caprichos personales se fue lanzando una serie de acusaciones y ya fue factor de división entre Morena y el Partido Encuentro Social, el partido de Andrés Manuel López Obrador no lo en sus filas y mucho menos como candidato a la alcaldía de Morelia, pero como el presidente estatal del PES, Javier Valdespino fue su secretario del Ayuntamiento, pues no le fue difícil recibir su apoyo para que sea el candidato a la capital michoacana, creando una ruptura entre ambos institutos políticos.

¡Qué bueno que se fue del PRI!

Ojalá y no le vaya a pasar lo que al también ex gobernador Genovevo Figueroa Zamudio quien buscó la alcaldía por el PRD y solo hizo el ridículo.