José Cruz Delgado

Por: José Cruz Delgado

Roberto Pantoja ¿Otro Virrey en Michoacán?

Se inconforma el PRD contra AMLO por la designación de delegado especial en Michoacán

La renuncia de Juárez Cisneros es una decisión propia a su congruencia política: VST

Los michoacanos aún se sienten agraviados por la presencia de Alfredo Castillo Cervantes, quien en enero de 2014, fue designado por el Presidente Enrique Peña Nieto como titular de la Comisión para la Seguridad y Desarrollo Integral de Michoacán, quien vino a la entidad con amplios poderes plenipotenciarios y desde su llegada implantó un gobierno paralelo, tomaba decisiones unilaterales y prácticamente se adueñó del gobierno que en ese entonces era encabezado por Fausto Vallejo Figueroa y su soberbia llegó a tal grado que se comportaba como un Virrey y empezaron sus arbitrariedades y agravios contra los michoacanos.

Ello provocó reacciones en su contra de las fuerzas políticas de Michoacán, por sus abusos cometidos contra la población y de inmediato pidieron al Ejecutivo Federal su salida, pues el clima de seguridad iba en aumento. Castillo Cervantes fue mejor conocido como El Virrey y prácticamente desplazó a todos los poderes del estado y formó un gobierno paralelo, incluso, se dio el lujo de designar a Salvador Jara Guerrero como gobernador sustituto tras la renuncia de Vallejo Figueroa sin que hubiera oposición porque era dueño absoluto del Congreso del estado.

Finalmente se fue ante la presión de la clase política y de los propios michoacanos y en su despedida dijo que la historia se encargaría de juzgarlo, y efectivamente, ha sido juzgado como un personaje gris, déspota, arbitrario y prepotente.

Y tras esa mala experiencia, ahora resulta que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, dueño de MORENA, ya propuso un “coordinador general” para Michoacán, que recayó en la figura cuestionada del actual dirigente estatal de ese partido, Roberto Pantoja Arzola, a quien se le cataloga como una persona prepotente y que seguramente intentará asumir el control de todos los programas sociales para doblegar un gobierno legalmente constituido y quizá, al igual que Castillo Cervantes, intente crear un gobierno paralelo e influir en las decisiones que tome el gobierno del estado encabezado el perredista Silvano Aureoles Conejo, pero dependerá de él si asume una actitud sumisa ante un nuevo Virrey disfrazado de “coordinador”.

Tiene mucha razón, el dirigente del PRD, Martín García Avilés, al señalar que la propuesta de Andrés Manuel López Obrador de eliminar las delegaciones de las distintas secretarias de Gobierno y nombrar a un delegado especial es una acción de inconstitucionalidad, incluso, eso se dijo también cuando llegó Castillo Cervantes a Michoacán.
“No es bienvenida la propuesta del señor Andrés Manuel López Obrador en el sentido de crear esta nueva figura estatal del delgado para el desarrollo, y no es bienvenida, porque es una regresión Constitucional y es un atentado en contra del federalismo de nuestro país. En Michoacán ya tuvimos un comisionado y no nos fue nada bien”, dijo en rueda de prensa.
“Me parece que no ha entendido que ser presidente de la República es actuar con responsabilidad constitucional y su postura en nada le ayuda. Como un presidente electo debe ser incluyente, que sepa escuchar y que sepa concertar”, y recordó otros episodios en la historia donde el perredismo interpuso una controversia constitucional para echar abajo una propuesta semejante a la de Andrés Manuel y no dudó que pueda darse el mismo escenario en próximos días, como ya ocurrió en el gobierno de Víctor Manuel Tinoco Rubí.

Se fue el “Negro Cisneros” con la frente en alto.

Bueno cambiando el tema, el dirigente nacional del PRI, René Juárez Cisneros abandonó el barco, pero dijo que se va como llegó, con la frente en alto, y en entregas anteriores hemos estado comentando que debe haber una profunda democratización interna, que se le dé la oportunidad a las bases de elegir sus propios dirigentes y terminen las imposiciones.

El Negro se refirió precisamente a eso, pues dijo que veía un partido donde las cúpulas no decidan” y en la que tomen las decisiones sus militantes y que veía un PRI que reclama cercanía de su dirigencia, que demanda democratizar sus procesos internos y sus decisiones”, y señaló que tras los malos resultados que obtuvo el partido, “no es tiempo de repartir culpas ni tampoco de individualizar responsabilidades”, sin embargo, en Michoacán sí hay culpables y todo mundo sabe quiénes son.

El reclamo histórico de la militancia ha sido la democracia interna para elegir dirigentes y gobernantes”, haciendo referencia seguramente a las imposiciones cupulares de candidatos en elección del primero de julio pasado y fue más allá al decir que en su partido se ha infiltrado la simulación y que la base demanda democratizar sus procesos internos y la toma de decisiones.

Teníamos razón entonces, pues en este espacio se publicado mucho al respecto, pero no es nada nuevo, eso han estado pidiendo siempre los militantes y simpatizantes del tricolor, “democratización”, que quienes aspiren a la dirigencia municipal, estatal y nacional realicen una intensa campaña en todo el país, que sea la base la que decida, que a la hora de la votación haya casillas y que se vote con credencial en mano a base al padrón para evitar, precisamente la simulación, ¿No cree usted? Y claro que los militantes y simpatizantes no fueron culpables de la derrota, fueron aquellos que, precisamente, tomaron decisiones cupulares, los priistas simplemente se rebelaron por los agravios pero no traicionaron a su partido.

Las palabras de Juárez Cisneros deben servir de reflexión, y la verdad debió quedarse en la presidencia, pero es muy respetable su decisión, como lo señaló Víctor Silva Tejeda, al decir que es una decisión propia a su congruencia política, ya que siempre en cada cargo que ha ostentado ha sido a través de la vía democrática y estará en espera de que salga la convocatoria y decidir si participa o no, pero para muchos, es el hombre perfecto para ocupar de dirigencia de manera definitiva.

Claudia Ruiz Massieu se quedó como capitana del barco y seguramente habrá de hacer una buena labor pues es una mujer inteligente, institucional al igual que Silva Tejeda y cada quien en su trinchera, pero en coordinación habrán de hacer su trabajo, y vaya que tienen mucho por delante.

Por último….

Donde MORENA ganó ni pío dijo, pero donde perdió y puso recursos de inconformidad, pero en Nueva Italia nada tiene que reclamar, Raymundo Arreola Ortega, del PRI, le ganó y con mucho la presidencia municipal, y con justa razón pues siempre ha estado del lado de su pueblo, de su gente, no es un político improvisado ni de ocasión como muchos.