Por: José Cruz Delgado

Los legisladores deben hacer de lado los intereses personales y aprobar la revocación de mandato
Raymundo Arreola Ortega ganará sin problema el municipio de Nueva Italia
El ego y la ambición de Poncho Martínez lo llevarán a la derrota
Tere Martínez, la candidata más joven del país a la alcaldía de Cojumatlán

La actual Legislatura local podría pasar a la historia como la mejor si los diputados dejaran de lado los intereses personales y vieran más por los michoacanos, aprobando la iniciativa de revocación de mandato que hace tiempo presentó el diputado del Partido Revolucionario Institucional, y actual presidente de la Mesa Directiva, Roberto Carlos López García.

El legislador tiene mucha razón al señalar que en tiempos electorales, los que buscan un cargo de elección popular hacen muchas promesas, promesas que al llegar al cargo las echan al archivo del olvido

En tiempos electorales hemos escuchado infinidad de promesas de parte de aspirantes que buscan ocupar un ocupar un cargo de elección popular, que en la gran mayoría no se cumplen pero no hay, hasta el momento ninguna ley que los obligue a cumplir lo prometido.

Por ello es muy interesante la iniciativa de ley presentada en el Congreso local por el diputado Roberto Carlos López García, que consiste en incorporar la revocación de mandato a los representantes de elección popular en Michoacán, que abarcaría también al gobernador, diputados al Congreso estatal, presidentes municipales, síndicos y regidores.

De esta manera los electores tendrán la oportunidad de exigir a sus representantes populares que cumplan las promesas de campaña, pero sería necesario que los aspirantes a cargos de elección popular se comprometieran por escrito y ante notario público lo que prometen, porque después no salgan con que a “Chuchita la bolsearon”.

La aprobación de esta iniciativa, además de significar el reconocimiento de un derecho a los ciudadanos, estimula la existencia de representantes de elección popular comprometidos con sus electores, y en caso de que previo proceso le sea revocado el mandato a alguno, que el mismo no pueda ocupar nuevamente un cargo en ninguna institución pública.

Ojalá que los diputados actúen con criterio y haciendo un lado los intereses personales o de grupo apoyen esta iniciativa y no se eche al olvido como aquella en la que proponían la reducción de diputados plurinominales y que hoy ni siquiera se acuerdan de ella por no convenir a los intereses de sus partidos políticos.