Por: José Cruz Delgado

No hay partidos políticos malos, sino políticos malos
to reclamo del diputado Sergio Ochoa

Tienen mucha razón, tanto Víctor Silva Tejeda, presidente del PRI en Michoacán, como José Antonio González Fernández, presidente de la Comisión Nacional de Ética Partidaria y Víctor Manuel Silva Tejeda, presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI Michoacán, al señalar que no hay partidos corruptos, sino políticos corruptos, pues hemos visto desfilar muchos políticos sin ética, que se enriquecen de la noche a la mañana causando malestar entre los que los eligieron, es por ello que se ha perdido la confianza y como dicho el dicho por unos cuentos pierden todos.

González Fernández reconoció que tras la profunda crisis que ha atravesado el Partido y la sociedad mexicana en general, fue necesario aprobar el Código de Ética Partidaria, como uno de los cuatro documentos esenciales del instituto político y “en los últimos años hemos sido gravemente castigados por la sociedad y todo por unos cuantos que con sus actos deshonestos han venido a manchar la historia y principios del partido, que ha sido piedra angular en la construcción de México”.

Al respecto, Silva Tejeda, explicó que este instrumento contiene una serie de principios y valores éticos que obligan a sus militantes y simpatizantes a conducirse con congruencia y responsabilidad en el desempeño de las tareas partidistas y responsabilidades públicas.

Silva Tejeda, finalmente señaló que se tiene la obligación de cuidar y velar por el partido y por México, por encima de cualquier interés personal.

Precisamente en estos tiempos electorales son muchas las promesas y compromisos que hacen los candidatos a puestos de elección popular de todos los partidos, y si lo logran, las promesas que hicieron las echan al archivo del olvido provocando irritación en el electorado

Hay de todo, malos y buenos políticos, peso son más los malos, tienen razón al señalar lo anterior, pues ningún partido es malo, lamentablemente postulan gente muy maleada, sin ética que solo buscan el interés personal.

Por cierto, el diputado por el Distrito de Apatzingán, Sergio Ochoa Vázquez, puso el dedo en la llaga y se atrevió a denunciar en tribuna que el programa A Toda Máquina, es noble y tiene una finalidad muy clara, apoyar al desarrollo agrícola de Michoacán, desafortunadamente, no se ha podido cumplir al pie de la letra con lo proyectado..

El diputado local, presentó la propuesta de acuerdo mediante la cual se exhorta al Titular del Poder Ejecutivo del Estado para que gire las instrucciones correspondientes a fin de que se liquiden a la brevedad los adeudos pendientes con los proveedores de maquinaria agrícola que participaron en el programa A Toda Máquina, de los ejercicios 2016 y 2017.

Explicó que, para la ejecución de este programa, unieron esfuerzos Gobierno Federal y Gobierno del Estado a fin de subsidiar hasta con 300 mil pesos a los productores del campo. Para cubrir el diferencial entre lo subsidiado y el costo del tractor, se puso a disposición de los productores un esquema de financiamiento, respaldado por un fondo de garantía equivalente al 5 por ciento del valor de cada tracto.

Sin embargo, hasta el momento los proveedores sólo han recibido el pago de la parte correspondiente a la aportación del Gobierno Federal y la de los propios produuctores, quedando un saldo pendiente de más 37 millones de pesos de la aportación estatal de 2016 y 2017.

Asimismo, se instó a los comercializadores de maquinaria agrícola participantes a que se abstengan de requerir el pago pendiente a los productores agrícolas, y en su lugar acudan a las instancias correspondientes.

Creo que es la primera ocasión que un diputado priista alza la voz en pro de los campesinos, que se atreve a denunciar públicamente estas irregularidades, y no lo hizo con el afán de enfrentarse con el gobernador, sino para que se ponga más atención en este rubro, ojalá y el resto de los legisladores hicieran lo propio, pero, lástima margarito.