Policía

Morelia, Michoacán, a 25 de julio de 2018.- Por el trabajo cotidiano que realiza, la Unidad Básica de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) es reconocida hoy día como un grupo aliado de las y los michoacanos en la protección y recuperación de sus patrimonios.

En el caso específico del delito de robo de vehículos, por citar un ejemplo, la Unidad Básica de la Policía Michoacán recibe capacitación constante que le permite restituir a las familias michoacanas su patrimonio al devolverles su auto.

Actualmente, los 150 elementos que conforman este agrupamiento, recuperan más del 50% de las unidades aseguradas por la SSP que contaban con alerta de robo en el Centro Estatal de Comando, Comunicaciones, Cómputo, Control, Coordinación e Inteligencia (C5i).

PUEDEN CONTAR CON NOSOTROS: JUAN N.

Al respecto, el oficial Juan Manuel N., con más de 10 años de servicio, explicó que gracias a la actualización de los procedimientos de investigación, pueden reconocer eficazmente los vehículos con alteraciones en los medios de identificación ya sea en chasis, placa del Número de Identificación Vehicular, así como en los números confidenciales.

“Es un compromiso que tenemos todos los días: trabajar y entregar el mayor número de resultados, es así como podemos recuperar la confianza de la gente y que sepan que pueden contar con nosotros, los hechos positivos son nuestra mejor carta de recomendación, hacia la población y dentro de la corporación”, destacó el elemento policial.

Agregó que una parte importante de su trabajo es el vínculo con las personas a través de la proximidad social, ya que tienen la facilidad de reportar directamente a los elementos desplegados, algún vehículo sospechoso y actuar en consecuencia, salvaguardando así la seguridad de las y los michoacanos.

MÁS ALLÁ DEL UNIFORME

Juan Manuel N., ha dedicado la última década de su vida a servir y proteger a la población, sabiendo que en cada misión podría no regresar a casa, pero decidido a trabajar para hacer de Michoacán un mejor lugar para vivir.

Casado y padre de tres hijos, explicó que el sacrificio de no estar en fechas importantes se retribuye con el orgullo que su familia siente por la profesión que eligió, ser policía, incluso su mamá, con quien está en constante comunicación para que no se preocupe.

“Dos de mis hijos quieren seguir mis pasos, y si le da a uno pendiente, pero pues eso habla de que estamos haciendo bien las cosas, y pues aquí vamos a seguir, trabajando para recobrar la confianza de la gente”, agregó.

Dentro de la corporación y después de vivir dos enfrentamientos, el hombre detrás del uniforme, narró no haber sentido miedo durante la refriega, “estamos capacitados para reaccionar operativamente, ya después es la adrenalina de haber salido bien librado y de haber cumplido el objetivo, que en ese momento fue salvaguardar la integridad del Secretario de ese entonces”.

Por otra parte, de las mejores experiencias que recuerda, es el haber recibido el agradecimiento público y colectivo al momento de detener a un hombre armado y con droga, quien intentó huir a bordo de una motocicleta, siendo asegurado y puesto a disposición de la autoridad competente, “lo que siente uno al recibir el agradecimiento de la gente es algo que no tiene explicación”, señaló.

“Quienes afortunadamente nunca han necesitado de la policía, tienen otra opinión u otra visión de nosotros, cuando es alguien a quien se le ha brindado auxilio sabe que estamos aquí para ayudarlos, es lo que nos gusta hacer y de lo que nos sentimos orgullosos”, concluyó.