Salvador Hurtado

Por: Salvador Hurtado

ETIQUETADOS DEL 2 DE OCTUBRE: Hace exactamente medio siglo, estudiantes de varias universidades, principalmente de la UNAM, enfrentaron al gobierno exigiendo a través de un pliego petitorio de varios puntos, para que se reformara y democratizara el régimen, por lo cual organizaron un gran mitin de alrededor de 10 mil personas en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco el 2 de octubre de 1968. Esta fecha tuvo como lugar la llamada noche de Tlatelolco muy lamentable por los sucesos y por la pérdida de vidas humanas, fue un episodio el cual desde nuestro punto de vista existen desconciertos y diferentes relatos. ¿Quién sabe la verdad? ¡No lo sabemos!. Esperamos se aclaren algún día los hechos.

Muchos han sacado tajada hasta más no poder con la bandera del 2 de octubre, además se creen héroes. El enfrentamiento fue entre el ejército contra los jóvenes educandos. Hasta estos tiempos, se habla de diferentes números de muertos, al parecer nunca se dará a conocer la autenticidad.

Con los años, muchos de los que lograron preservar su integridad e inclusive después de permanecer más de dos años en prisión, ingresaron a la burocracia oficial, otros se dedicaron a la política. Con sello dizque izquierdista formaron institutos políticos y otros al revés de funcionarios de grandes alturas, por su descomunal sed de poder fueron “relegados por el sistema”. Y quién lo iba a decir, ahora juguetean con el mismo escudo, algunos sirvieron a los presidentes Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez, no obstante de que criticaron a ultranza al movimiento estudiantil, ahora desde ese bando atacan lo que alguna ocasión defendieron con alma y corazón.

La consecuencia más importante fue que se sintió un ambiente triste y de coraje que ni la celebración de las Olimpiadas consiguió borrar. Otro importante efecto fue que en las universidades se hicieron críticas muy severas al sistema (la desigualdad económica y falta de democracia, principalmente), motivo por el que el Gobierno se desprestigió nacional e internacionalmente.

El movimiento estudiantil de 1968 no fue un hecho aislado. En otras partes del mundo (Checoslovaquia, Estados Unidos, Francia e Inglaterra), también hubo movimientos de estudiantes y de trabajadores que fueron controlados por la fuerza. Los que participaron en nuestro país en el movimiento estudiantil. Con los años y con las siglas de partidos de izquierda, lograron posiciones importantes por lo que ahora viven como sultanes: Pablo Gómez, Gilberto Guevara, Graco Ramírez, Jesús Martín del Campo, Salvador Martínez, Ana Ignacia Ramírez, etc.

En cuanto a los que en ese entonces se ubicaban como gobiernistas, todos los conocen y por mencionar a estos apóstoles del sistema que los enriqueció y viven como caciques; al acabárseles la “chiche” y las influencias, pidieron asilo y espacios a los defensores de la democracia y de los marginados de MORENA, logrando su propósito. Algunos nombres; Porfirio Alejandro Muñoz Ledo, Cuauhtémoc Cardeñas Solórzano, Manuel Bartlett, Esteban Moctezuma, Ricardo Monreal, Manuel Camacho Solís (+), el mismísimo presidente electo disfruto de esas mieles, ellos y otros muchos, le deben todo al otrora invencible instituto político que les dio fortuna y poder, aquella gloria que supieron aprovechar y que vendieron muy bien. En cuanto a Paco Ignacio II, el cual aunque escribe sobre los sucesos, el cobarde al enterarse de lo planeado por el gobierno, huyo fuera del país, ¡es un farsante!.

El 20 de noviembre de 1969, en un acto de celebración de la Revolución Mexicana, Muñoz Ledo utilizó toda su verborrea demagógica para alabar la figura de Díaz Ordaz y señalar que la represión del 68 fue cumplimiento “del mandato popular” que “ha conservado intacta la autoridad del Estado y ha defendido, con el derecho, la soberanía de la nación”. Es decir, que la represión fue patriótica. Por su parte, a los jóvenes que salieron a la calle a exigir democracia y a protestar contra la represión autoritaria del Estado, Muñoz Ledo -también asesor político de Luis Echeverría- les dijo ante la tumba de Plutarco Elías Calles.

AUTORRETRATO

Una perla en la vida de Porfirio Muñoz Ledo fue su memorable discurso, en la Cámara de Diputados, en Respuesta al “V informe de Gobierno del Presidente Gustavo Díaz Ordaz”, relativo a los hechos sangrientos de la masacre de Tlatelolco en 1968. Fue la voz de quién hoy preside la Cámara de Diputados por MORENA:

“Con la más estricta objetividad podemos afirmar que los conflictos sociales que tuvieron lugar en México, y que llegaron a poner en peligro la paz pública, no dejaron como saldo el más mínimo incremento de poder de influencia a favor de quienes se oponen a la transformación acelerada y a la autonomía del país”.

“Entre estas instituciones guarda un papel prominente el Partido Revolucionario Institucional, cuyos principios y programa de acción están ordenados precisamente según el pensamiento que hoy confirma, esclarece y afianza con actos el más distinguido de sus miembros: Gustavo Díaz Ordaz”.

“Como miembro de este partido y como mexicano que confía honestamente en el destino de la nueva generación, nada me ha conmovido más hondamente en el texto del “V Informe” que el valor moral y la lucidez histórica con que el Presidente de México reitera su confianza en la “limpieza de ánimo y en la pasión de justicia de los jóvenes mexicanos’”

El cuestionable y polémico “retrato” de Patrocinio González Garrido y el “autorretrato” del propio Muñoz Ledo defendiendo aquélla masacre (curiosamente hace 50 años), hablan del hombre que hoy preside la Cámara de Diputados. Será este personaje quien colocará la banda presidencial el 1 de diciembre a Andrés Manuel López Obrador. Vaya pues…

LA REBELDÍA

Sabemos que es todo un clásico que en la Cámara de Diputados las bancadas de oposición protesten y hagan interpelaciones, pero antes eso era impensable. El sexenio donde los legisladores se revelaron fue en el de Miguel de la Madrid, quien gobernó de 1982 a 1988.

Durante su sexto informe, los diputados Porfirio Muñoz Ledo y Jesús Luján, se le pusieron al tú por tú al presidente y lo acusaron de encubrir el gran fraude electoral de la historia, pues justo acababan de pasar las elecciones de 1988, sí, las de la “caída del sistema” y donde el gran protagonista fuel el entonces secretario de gobernación Manuel Bartlett Díaz, ahora distinguido miembro del partido MORENA, donde resultó ganador Carlos Salinas de Gortari.

Fue la primera vez que un Presidente era interrumpido por miembros del Congreso y con eso se terminó la paz y tranquilidad que había sido característica de los informes de antaño.

RETRATO Y AUTORRETRATO

Ha sido un trapecista de la política. Porfirio Alejandro Muñoz Ledo ha ocupado, durante su larguísima carrera política, toda clase de cargos públicos. Ha sido, además, Presidente Nacional del PRI y del PRD; diputado federal del Partido del Trabajo (PT) y candidato presidencial por el extinto Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM). Sumamente polémico. Por donde ha pasado ha dejado huella, en lo positivo y en lo negativo. Unos lo consideran brillante, otros como un “Oportunista” y otros tantos como un profesional de la traición. Hoy Preside la Cámara de Diputados por MORENA. Otros Personajes que no cantan mal las rancheras igual que él, en determinado momento vendieron su alma al diablo y pidieron asilo a Morena. “Todo por la Patria”.

UN RETRATO DE ESTE CHINGON.

Cuando Porfirio Muñoz Ledo era candidato Presidencial por el PARM en el año 2000, Patrocinio González Garrido (ex Gobernador chiapaneco y ex Secretario de Gobernación) se enteró de que Muñoz Ledo se expresaba públicamente de él como “Patrosimio”, por lo que le dedicó un inusitado y durísimo desplegado a media plana, impreso en diversos diarios nacionales, el 25 de abril del año 2000 (hecho verificable consultando cualquier hemeroteca respecto de la edición impresa de ese día) en los siguientes términos:

_”Porfirio”:_

”Como voy a seguir al margen de todo asunto político y no quiero gastar tiempo o dinero polemizando contigo, mejor te hago una propuesta. Tú te dejas de hacer el chistoso con mi nombre y me tratas con el respeto que siempre me tuviste, y yo no te digo maricón, como te han dicho nuestros compañeros desde la secundaria.”

”Conozco tu incontrolable compulsión para jugar con los cambios, los que sean, porque así lo has hecho siempre, tanto en los partidos políticos, que con las lealtades para quienes te dieron la mano, o en tu permanencia matrimonial y tus preferencias sexuales, que enuncio sólo como ejemplos de una lista casi inagotable de tus peculiaridades.”

”Para ti todo ha sido y todo es cambio, por eso no es extraño que te resulte natural intentar ahora cambios con mi nombre, en una actitud compatible con tu frustración y edad, ya casi septuagenaria, que te ha convertido en el senil gordito, de tipo chile relleno, rebosante de alcohol, soberbia y traición que ahora, en mi ausencia, se quiere graduar de chistoso haciendo mofa de mi nombre, cuando siempre te faltaron las estructuras biológicas necesarias para siquiera intentarlo cuando yo actuaba en la vida pública.”

Patrocinio González Garrido”

Impactante fue en aquellos días (y se puede comprobar) el silencio de la clase política y de los medios informativos ante ese agrio desplegado. No hubo una sola voz en defensa de Muñoz Ledo

ni reproches a las afirmaciones de González Garrido. Tampoco querellas judiciales por parte de Muñoz Ledo. Parecía una reyerta entre un patético personaje del PRI (Patrocinio) contra otro igual de patético (Porfirio). Lo duro no fue el contenido, sino el silencio de toda la clase política. La cara descompuesta de Muñoz Ledo la noche del debate presidencial (el mismo día de la publicación) fue la única expresión al respecto.

Se confirma aquella máxima “Como México no hay dos”…..…