Por: Salvador Hurtado

“¡Eeeeeh… puto!”

La mayoría de los fanáticos atentos al mundial y seguidores al futbol, además de los altos mandos de la FIFA, reprueban contundentemente el grito que ejecutan los “Hooligans Totonacas” (afición mexicana) al portero contrario, todo ello durante el despeje de cada saque de meta efectuado en los encuentro de futbol de nivel de selección. Aun con la recomendación de no hacerlo, los “vándalos” seguramente “Pirruris” sin la más mínima cultura y poniendo en riesgo al equipo por las sanciones, continúan utilizando tan deshonroso grito. Esto está siendo condenado por la gente de México y otros países a través de las redes y en comentarios que se transmiten en las televisoras locales, nacionales e internacionales. Abundan hashtags para crear conciencia de la ofensa que representa y para terminar con él. ¡Nos da vergüenza ajena!

“Puto” es un insulto contra los hombres homosexuales en México, pero los aficionados que gritan durante los partidos de fútbol dicen que ellos lo usan con el significado más generalizado de “cobarde” (o como un calificativo de algo que es sencillamente desagradable).

Aun así, la costumbre es que cuando la Selección Mexicana de Fútbol juega en un torneo internacional o en cualquier partido de la liga profesional de fútbol nacional se escuche el grito “¡Eeeeeh… puto!” entre los aficionados para intentar distraer al portero del equipo contrincante mientras despeja.

El pasado sábado en el primer encuentro de la escuadra Mexicana en contra de la Selección Alemana, este grito se pudo escuchar en el partido de fútbol entre los representativos de ambos países en la Copa Mundial 2018, el cual se realiza en Rusia. Por lo pronto ya tomó cartas en el asunto la Comisión Internacional Organizadora de dicho certamen.

Hay quienes creen que en ese partido, aun así, valiéndoles madre en los que siguen, la afición de México que asiste a ese torneo universal, utilice este grito con más ímpetu, como un desafío a quienes lo critican.

La FIFA multó a la selección mexicana con 200 mil pesos por el grito durante su primer partido en la Copa del Mundo. En teoría, la FIFA podría quitarle puntos a México en la clasificación, lo que descarrilaría su avance en la clasificación hacia la siguiente fase.

Pues hay que sumarle a nuestro representativo que la FIFA emitió un comunicado en el que amenaza de ser más severos con el equipo de seguir con los “gritos o acciones que son despectivos u ofensivos” y que “deben parar”. Por la talla del torneo no hay que confiarse pues el equipo mexicano corre muchos riesgos en caso de que esos continúen. El próximo juego de México se llevará a cabo este sábado, tocará enfrentar al equipo de Corea del Sur.

En general, en México este grito es visto como algo por lo que no hay que preocuparse mucho, pues se cree que castigar al equipo es un exceso. Luis Fernando Lara, editor del Diccionario del Español de México, hace tiempo dijo en un correo que “la palabra ‘puto’ viene del latín y quería decir ‘niño’”. En femenino significa prostituta, y “cuando se utiliza para hombres es un insulto, pues se les acusa de prostitutos, y de ahí se usa para significar ‘cobarde’, ‘miedoso’”.

Lara dice que en los partidos de fútbol “gritarle eso al portero tiene por objetivo insultarlo, no calificarlo de homosexual y mucho menos agredir a las comunidades homosexuales”. “Me parece que la FIFA se equivoca al juzgar que el grito es un insulto a los homosexuales”, dijo. “Es un insulto, sí, pero no tiene por objetivo la comunidad gay. Creo lamentable que se esté haciendo un escándalo a causa de ese grito por una equivocada corrección política”. “‘Puto’ es la palabra que usan para burlarse y humillar a muchos hombres gays en la escuela o incluso en su familia. ‘Puto’ es la palabra que muchos hombres gays escuchan mientras son golpeados, algunas veces hasta la muerte, en los crímenes por homofobia que se cometen todos los días en América Latina”. Sergio Tristan, un mexicoamericano que fundó Pancho Villa’s Army, un club de aficionados de la Selección Mexicana en Austin, Texas, dijo que el grupo ha intentado persuadir a la “minoría vocal” que usa este grito de que deje de hacerlo.

Tristan dijo que en algún momento él también lo gritó, pero que con el tiempo estuvo de acuerdo con que era ofensivo y que la selección de fútbol no merecía recibir multas. “En realidad, si es ofensivo o no, es un asunto de perspectivas”, añadió. “Queremos detenerlo porque estamos en el punto en el que nuestro equipo puede ser multado o perder puntos en el mundial”.