Por: Salvador Hurtado

La contrariedad y hostilidad, según el periodista Salvador García Soto, entre Ricardo Anaya y el gobierno federal se originó por la deslealtad del primero quien, en su avaricia de poder, buscó la asesoría del expresidente Carlos Salinas de Gortari para conquistar y asegurar la Presidencia de la República.

Cuenta el periodista que antes del parangón, que pone en riesgo la peripecia de la candidatura de Ricardo Anaya, la relación era afable al punto de haber sido calificado en Los Pinos como un candidato viable, una opción “B”, para ocupar la Presidencia.

Tuvo una cercana relación con el canciller Luis Videgaray -de quien se dice que incluso lo suministraba en su ascendente carrera política, “cuatachos” pues-.” Hay que recordar que Anaya antes fue del PRI.

En el transcurso de la disputa por el poder se observaron actitudes, como que un candidato amenace con recluir al presidente en funciones. Esa es la posición a la que ha llegado Ricardo Anaya ante la investigación que lleva a cabo la Procuraduría General de la República que indaga la licitud de su patrimonio, del que se ha dicho que es producto de transacciones de lavado de dinero.

Interpreta el periodista García Soto (El Universal 5 y 6 de marzo de 2018) que Anaya fue llamado a Los Pinos la noche del 20 de enero de 2017 acompañado de su asesor Santiago Creel, estando reunido algunas horas en el despacho presidencial, con la participación también del canciller arriba citado y en esa ocasión acordaron “la participación de Josefina Vázquez Mota y una suerte de “pacto” para que él fuera después el candidato del PAN con apoyo oficial.”

Hasta ese momento la relación con la presidencia era cordial. “Pero Ricardo Anaya cometió un error que le valdría ser acusado de “insidioso” y perder totalmente la confianza de la presidencia y del canciller Videgaray: a instancias de sus asesores más cercanos, Anaya aceptó un acercamiento con el ex presidente Carlos Salinas en busca de asesoría para lograr su codiciada candidatura a la Presidencia.”

El acercamiento de Anaya fue conocido en Los Pinos y a partir de ese momento la “mala suerte” empezó en la vida del candidato del PAN, PRD, MC, pues en Los Pinos consideraban que el expresidente de México quería meter las manos en la sucesión presidencial, aclarando que desde hacía tiempo ya se había dado un distanciamiento con él número uno del país.

Las investigaciones sobre el patrimonio de Ricardo Anaya se empezaron a filtrar hace más de un año en el periódico El Universal, cuando se dieron a conocer algunas de sus propiedades y el ritmo de vida y gasto que llevaba su familia así como los frecuentes viajes que realizaba a los Estados Unidos para visitarla.

Las indagaciones de la PGR avanzaron. Dos de los presuntos implicados en los ilícitos denunciaron los hechos, lo que dio pauta para que las autoridades fincaran

responsabilidades y quedara al descubierto el empresario Manuel Barreiro Castañeda, señalado como supuesto cerebro financiero de la triangulación de recursos en beneficio de Ricardo Anaya.

Ante las diversas versiones divulgadas por los medios de comunicación, de que era investigado, Ricardo Anaya acudió a la PGR para preguntar si era sujeto de investigación, de esa visita la Procuraduría hizo público un video, hecho inédito, lo que fue interpretado como la intervención del presidente Peña Nieto en el proceso electoral con la intención de sacarlo del juego para que avance al

El candidato del PRI, José Antonio Meade, ante el presunto lavado de dinero y enriquecimiento ilícito de Anaya considera que es necesario que se lleve a cabo una investigación seria.

Por su parte el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, solicita a las autoridades que investiguen el origen de la fortuna de Ricardo Anaya, pero también le que pide que diga cuantas veces se reunió “en lo oscurito” en los pinos.

La reacción de Ricardo Anaya ante investigación de la PGR es la de responsabilizar al ejecutivo federal de estar metiendo las manos en la sucesión presidencial y, en declaraciones públicas ha dicho que, de ganar la presidencia, lo investigará porque será la manera de terminar con la impunidad.

La versión de la confrontación que ofrece el periodista Salvador García Soto es interesante cuando afirma que se dio porque en Los Pinos no agradó la intervención del ex presidente Salinas en la sucesión presidencial, lo que significaría una ruptura en la cúspide de la élite del poder.

La campaña iniciará en poco más de dos semanas, para ese momento estarán en la disputa también los candidatos independientes, entonces sabremos hacia dónde se van las preferencias electorales que hoy tienen a Anaya en segundo lugar y a Meade en tercero.